LA BIBLIA:
La reconoce como fuente absoluta de instrucción y verdad revelada por Dios, a través del  Espíritu Santo. En ella encontramos escrito, en el Antiguo y Nuevo Testamento, el Mensaje de Redención para toda la humanidad. Describe los acontecimientos pasados, presentes y futuros según 2° Timoteo 3:15-17 y 2° Pedro 1:19-21.-