Cree en el Espíritu Santo como el poder que emana de Dios, el que es enviado y habita en el corazón y mente de los hijos de Dios. Este les guía y enseña la justicia y verdad de Dios, sus leyes y mandamientos. También se manifiesta en ellos dando frutos y virtudes espirituales como la FE, la ESPERANZA y el AMOR, invita  a la obediencia a Dios.

Hechos 1: 8 y Juan 14:15-26.-