Click on your flag to translate

Spanish Afrikaans Arabic Bulgarian Chinese (Simplified) Chinese (Traditional) Croatian Dutch English Filipino French Georgian German Greek Hebrew Hindi Indonesian Italian Japanese Korean Malay Maltese Polish Portuguese Romanian Russian Serbian Slovenian Swahili Thai Turkish Ukrainian Vietnamese Yiddish

CONOCER A NUESTRO ENEMIGO.

Pastor Deiby Oliva.

“Porque no tenemos lucha contra sangre ni carne, sino contra potestades espirituales que gobiernan en los aires…”

  El éxito de una batalla, depende en gran parte del conocimiento que se tenga del adversario, ya sea en el campo deportivo, científico o bélico, el apóstol Pablo nos señala en el texto que leímos en un principio que nosotros los cristianos, no tenemos una lucha contra algo terrenal, sino mas bien algo espiritual, que no se puede ver, pero si se siente su poder, pues es lo que gobierna los aires.

 A través de este estudio, analizaremos quien es nuestro enemigo, de que manera pretende atacarnos y como le podemos hacer frente.

 ¿Quienes son las potestades que gobiernan en los aires y quien es su jefe?

Entonces hubo una guerra en el cielo: Miguel y sus angeles luchaban contra el dragón.  Luchaban el dragón y sus ángeles, pero no prevalecieron ni se halló ya lugar para ellos en el cielo.  Y fue lanzado fuera el dragón, la serpiente antigua que se llama Diablo y Satanás, el cual engaña al mundo entero.  Fue arrojado a la tierra sus angeles fueron arrojados con él.  Apocalipsis 12:7-9.

Este es quien gobierna los aires y la tierra, la serpiente antigua llamada Diablo, es esté quien nos hace la batalla y sus angeles son sus aliados.  Satanás a través de toda la historia a buscado alejar a la humanidad de Dios, lo que él ha buscado siempre es impedir que nosotros podamos llegar a la presencia de nuestro Padre.

  ¿Cómo nos quiere alejar de Dios?

La serpiente era más astuta que todos los animales del campo que Jehová Dios había hecho, y dijo a la mujer: ¿Con que Dios os ha dicho: “No comáis de ningún árbol del huerto”?...ver.4 entonces la serpiente dijo a la mujer: No moriréis.  Pero Dios sabe que el día  que comáis de él serán abiertos vuestros ojos y seréis como Dios, conocedores del bien y del mal. Génesis 3:1-5.

 

Al leer este texto, podemos darnos cuenta de cómo Satanás nos quiere engañar.

Primero: Nos hace dudar de la palabra de Dios (leer vers. 1)

Segundo: Nos engaña diciendo mentiras con verdades (leer ver.4, 5)

 

Podemos ver el mismo accionar de Satanás, frente a Jesús después de que fue bautizado, leamos en Mateo 4:1 al 11.

Así como lo hizo con la primera mujer, así también lo sigue haciendo hoy en día, sigue tratando de hacernos dudar de la palabra de Dios, como lo es hacernos dudar de la vida eterna, de la existencia de Jesús, etc.  Ejemplo  ¿Así que el sábado es el día de reposo?

También a través de supuestas investigaciones científicas que mezclando verdades históricas con ciencia ficción, tratan de confundirnos y hacernos caer en la incertidumbre (ejemplo: código da vencí.)

Respondiendo Satanás a Jehová, dijo: ¿Acaso teme Job a Dios de balde?...ver.12 Dijo Jehová a Satanás: todo lo que tiene está en tu mano; solamente no pongas tu mano sobre él.  Y salio Satanás de delante la presencia de Jehová. Job 1:9-12.

Al leer el relato de Job, vemos a un hombre consagrado a Dios, tanto así que Dios se sentía muy feliz con su siervo Job.  Satanás tratando de romper esta relación tan hermosa, le propone a Dios quitarle a Job todo lo que poseía a lo que Dios accede, mostrando su confianza en la fidelidad de Job, más adelante en el capitulo 2 podemos leer como Satanás ahora a través de la enfermedad busca alejar a Job de Dios.

Lo que podemos extraer de la historia de Job, son dos cosas.

Satanás buscando alejar a Job de Dios, le quito todo lo que poseía e incluso su familia.

Lo que nos enseña que Satanás muchas veces nos oprime en nuestros hogares  a través de problemas económicos  o situaciones similares.  En segundo lugar podemos aprender que en ocasiones sufrimos enfermedades a través de las cuales nuestra fé es puesta a prueba por el adversario.

 NO QUIERE QUE HAGAMOS LA VOLUNTAD DE DIOS.

“Desde entonces comenzó Jesús a declarar a sus discípulos que le era necesario ir a Jerusalén y padecer mucho a manos de los ancianos, de los principales sacerdotes y de los escribas, y ser muerto, y resucitar al tercer día.  Entonces Pedro, tomándolo aparte, comenzó a reconvenirlo diciendo: Señor, ten compasión de ti mismo.  ¡En ninguna manera esto te acontezca!”       

                                                                                                    Mateo 16:21,23.

Cuando Jesús, comenzó a contarles a sus discípulos lo que debía pasar para que se cumpliese la voluntad de Dios, el enemigo sabiendo que el resultado de todo eso era la salvación para la humanidad, trato en forma inmediata de impedirlo a través de Pedro, uno de los apóstoles más cercanos a el Maestro.

Así como Satanás  quiso impedir que Jesús cumpliera la voluntad de Dios,  también quiere impedir que nosotros hagamos la voluntad de nuestro Padre Celestial y en ocasiones puede usar a personas muy cercanas a nosotros, es por esto que debemos tener muy claro que es lo que Dios quiere de nosotros y tener la fortaleza para hacerlo.

¿Cuándo le damos lugar?

Cuando desobedecemos a Dios.

“El os dio vida a vosotros , cuando estabais muertos en vuestros delitos y pecados , en los cuales anduvisteis en otro siguiendo la corriente  de este mundo, conforme al príncipe de la  potestad del aire, el espíritu que ahora opera en los hijos de desobediencia…                                              Efesios 2:1, 2,3.

  El apóstol Pablo señala claramente quien es el que esta detrás de la desobediencia en el mundo, el “príncipe de los aires”.  Satanás es el que nos lleva a ir en pos de los deseos de la carne y desobedecer a Dios.

Cuando practicamos el pecado.

El que practica pecado es del diablo…”

                                                                                                             1 Juan 3:8.

  Cada vez que decidimos (por opción personal y conocimiento) hacer algo en contra de los principios divinos, vale decir, cada vez que pecamos, le estamos dando lugar a Satanás, para que haga reinado en nuestras vidas.

  Veamos algunos ejemplos que por sus malas intenciones fueron tomados por el Diablo.

Génesis 3:6,7.  La envidia de Caín.

Lucas 22:1 al 6 La avaricia de Judas.

Hechos 5:3       La mentira de Ananás y Safira.

¿Cómo enfrentarle para no ser derrotados?

 La palabra de Dios, nos da las luces necesarias para saber como poder enfrentarle, sigamos sus consejos para de esa manera ser vencedores en esta guerra espiritual.

Someterse a la voluntad de Dios.

  “Someteos a Dios y resistid al Diablo y huirá de vosotros”.     Santiago 4:7.

  Al someternos a la voluntad de Dios, iremos sin duda alguna por el camino de verdad y justicia, Jesús estará en nuestras vidas, su luz nos guiara en el camino, para no tropezar pues donde esta Él no hay tinieblas   y las puertas de nuestro corazón estarán cerradas para Satanás. (Leer 1 Juan 1:5 al 7.)                        

Controlar nuestros sentimientos.

“Al que vosotros perdonáis, yo también, porque también yo, lo que he perdonado, por vosotros lo he hecho en presencia de Cristo, para que Satanás no saque ventaje alguna sobre nosotros, pues no ignoramos sus maquinaciones”.                                                                  2 Corintios 2:10,11.

“Airaos pero no pequéis, no se ponga el sol sobre vuestro enojo, ni deis lugar al Diablo”.

Efesios 4:26,27.

  No podemos permitir que ningún mal sentimiento se aloje en nuestros corazones, pues de estas cosas se aprovecha Satanás para instalar su reinado de oscuridad y tinieblas.

Conclusión.

Ahora que tenemos más conocimiento acerca de las artimañas de Satanás, podremos estar mejor preparados para enfrentarles, debemos tener muy claro que nuestra batalla es  sin cuartel y que nuestro enemigo y sus aliados andan “como león rugiente buscando a quien devorar”.

3er Tema de Estudio: Honrar a los padres.

Tema Mensual: Honrar a los padres.

I. Introducción:

Toda persona, sea creyente o no lo sea, tiene un respeto intrínseco[1] hacia los padres. La sociedad de Occidente, que se construyó en cierta parte en bases cristianas (y por lo tanto bíblicas) ha inculcado desde tiempos muy antiguos el honrar a nuestros padres con nuestros hechos. E incluso, en culturas muy antiguas y de creencias politeístas[2], como Mesopotamia, Grecia y Roma, por mencionar civilizaciones trascendentes en la historia de la humanidad, han apreciado el valor que tiene la honra del padre y de la madre. Por ejemplo, el célebre rey de Macedonia, Alejandro Magno, desde que construyó en el siglo IV a.C, un enorme imperio que se extendía desde Grecia hasta la India, pensaba tanto en su padre que su vocación[3] de expansión territorial estaba dedicada a la obra de su padre como una continuación de la misión que su padre tenía: unificar todo el mundo conocido.

Nuestra sociedad occidental también inculca el valor del respeto de los hijos hacia sus padres. Se exaltan valores por ejemplo cuando los hijos cuidan de sus padres en su ancianidad, son mostrados como referentes a seguir, como un agradecimiento por lo que hicieron sus progenitores. De hecho, cuando en las noticias, se relatan episodios de cuando un anciano es encontrado en malas condiciones, completamente solo, de inmediato se menciona el aspecto de : ¿Dónde están los hijos? Y la opinión pública se ocupa en destacar la ingratitud de aquellos hijos.

Por lo tanto, el respeto que nosotros como hijos debemos de dar a nuestros padres, es muy trascendente, ya que contribuye a la cohesión[4] y a la construcción de nuestra propia familia personal. Con nuestro comportamiento podemos reforzar la unión de nuestra familia, porque nuestros padres se van a sentir contentos con nuestras acciones, y nos van a reconocer como factores que contribuyen a la formación de nuestra familia reforzada y se expresa en una convivencia cada vez más mejorada.

 

II. Lo que la Biblia dice:

Antes de introducirnos en el tema bíblicamente, veamos lo que dice las Escrituras respecto de nuestro tema en cuestión.

Éxodo 20:12: “Honra a tu padre y tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da”.

El Señor nos manda directamente a que honremos a nuestro padre y nuestra madre. No dice "padres" en plural, sino que los individualiza. Es necesario honrar al padre, es necesario honrar también a la madre. La promesa es clara: ”para que tus días se alarguen en la tierra”. Pero esta promesa no es circunscrita al Antiguo Testamento. El apóstol Pablo, en el Nuevo Testamento, nos dice algo semejante:

Efesios 6:1-3: "Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra."

Pablo reitera en su epístola a los Efesios, sobre el mandamiento es obedecer a nuestros padres, por lo tanto no quedó obsoleto, sino que nos invita a honrar amorosamente a nuestros padres, dándoles todo el amor que ellos se merecen, acompañándolos, dedicándoles el tiempo, preguntándoles cómo les fue en el día, tener una conversación madura con ellos e incluso ser de ayuda para ellos, por ejemplo si tuvieron un mal día o tienen frustraciones, seamos también ayuda idónea para ellos, que no se sientan solos, sino que demostremos que nosotros – sus hijos – estamos a disposición de ellos en todo. Así, sin pensarlo más, podremos lograr grandes bendiciones si colocamos en práctica lo que nos dicen las Escrituras. Pero hagámoslo desinteresadamente, como una ayuda que damos a nuestros padres, para que ellos se sientan bien y que con nuestras acciones demostremos que los amamos.

Si no obedecemos a nuestros padres, que nosotros vemos todos los días, “menos vamos a obedecer a Dios”, porque a Dios no lo vemos y tampoco nunca le hemos visto. Para obedecer a Dios primero debemos obedecer a nuestros padres, que son visibles. Miren lo que dice al respecto el apóstol Juan en su Primera Epístola:

1 Juan 4:20 – 21: Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano, a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? Y nosotros tenemos este mandamiento de él: El que ama a Dios, ame también a su hermano.

Entonces, sintámonos invitados a obedecer amorosamente los mandamientos que nos coloca nuestro Dios, ya que Él no los formuló a propósito, o porque se le dio en gana, sino que el cumplimiento de estos mandamientos nos garantiza que vamos a vivir bien, en paz y en armonía, y nos va a dar bendición espiritual, pero si le cumplimos correctamente.

 

III. Análisis del tema:

Para analizar este tema vamos a tratar algunos consejos en profundidad sobre este tema:

Hay cuatro tipos de padres de un joven en la Iglesia:

  1. 1.Padres que son ministros o pastores.
  2. 2.Padres que están dentro de la iglesia.
  3. 3.Padres que van solos, sin su esposa o sin su esposo.
  4. 4.Padres que no van a la iglesia.

Ahora bien ¿Cuál es la diferencia entre un padre que sea ministro o no sea ministro? ¿Cuál es la diferencia entre una madre que va a la iglesia y mis padres que no van a la iglesia?

Ningún padre vale más o vale menos, todos debemos honrar a nuestro padre estando o no en la iglesia, independiente que estemos en el ministerio del Señor. Nuestros padres por sí solos merecen el respeto de sus hijos, ya que es una relación asimétrica que Dios mismo colocó como parte del orden que corresponde a su creación.

Los jóvenes cuyos padres sean ministros y/o pastores, son los que están más llamados a ser ejemplo para los demás, ya que tienen mayor enseñanza trasmitida por sus padres y que donde la familia debe demostrar intachablemente que debe estar en los caminos del Señor. El ejemplo de sus hijos contribuye en forma relevante a que su padre gobierne mejor la Iglesia del Señor, ya que bíblicamente, para que un pastor gobierne bien la Iglesia, sus hijos deben estar en sujeción y en eso están ustedes jóvenes teniendo grandes bendiciones, pero a la vez tienen una pesada y gran responsabilidad, sobre todo si provienen de padres en plena comunión, ya que los fieles de la Iglesia les van a exigir tanto o igual como si estuvieran bautizados. Por eso que la responsabilidad es grande, pero si estamos en continua oración a Dios y superándonos cada día en nuestros hechos y forma de vida, todas estas cosas pueden ser posibles positivamente.

Los jóvenes que tienen dentro a sus padres pero no son ministros o miembros que gobiernen la Iglesia, oren siempre y den gracias a Dios por tener padres que conocen su santa Palabra, pero también pidan a Dios a tener el tino y un correcto comportamiento hacia ellos, ya que los hechos hablan más que mil palabras. Por eso a la vez de seguir orando, debemos demostrar con nuestros hechos que somos fieles miembros de la familia de Dios.

Los jóvenes que tienen alguno de su padre o madre que no participa en la iglesia, procuren dar testimonio de su fe con sus hechos. La mayoría de las veces en que los jóvenes tienen uno de sus padres fuera de la Iglesia, dicen que sus hijos “van a perder el tiempo a la Iglesia” y otras afirmaciones de carácter negativo. Si demostramos con nuestros hechos, obedeciendo a nuestros padres y hablando de Dios a nuestros padres, siendo un ejemplo de buenos cristianos en sus hogares, el padre que no está interesado en la Iglesia puede quedar cautivado positivamente de los cambios que la Iglesia está provocando en su hijo y se interese lentamente en la fe de nuestro Señor. Acuérdense siempre de que los hechos hablan más que mil palabras, y nosotros mismos podemos “predicar” con nuestros hechos que estén de acuerdo a la doctrina de nuestro Dios. Por eso la invitación es que nosotros sigamos fielmente los mandatos, estatutos y mandamientos de Dios y nuestros padres pueden quedar maravillados y así con nuestro comportamiento podemos ganar más almas al redil de nuestro Señor.

Los jóvenes que no tengan ninguno de sus padres en la Iglesia, no debiesen tener tristeza porque ocurre esta situación. Es más, deberían alegrarse, ya que tienen una misión grande para que sus padres puedan ingresar algún día a las filas del Señor. Pero también tienen una gran responsabilidad. La efectividad de la evangelización es a través de nuestros hechos. Si nos comportamos en la forma que Dios nos pide, nuestros padres se verán atraídos por esta nueva forma de ser de sus hijos, la conducta cristiana. No sólo debemos hablarles de Dios, de su palabra, tierna y mansamente, sino que debemos comportamos de tal forma de que haya coherencia en nuestra forma de pensar y en nuestra práctica en la vida cotidiana. La coherencia de una forma de pensar con su conducta es un rasgo muy apreciado por miembros de todas las culturas, y si nos comportamos de acuerdo a lo que creemos en la vida cristiana, seremos más felices y lograremos atraer a nuestros padres a la Iglesia y posteriormente, puede ser que toda nuestra familia puede integrarse a nuestra congregación. Para evangelizar tienes que predicarles con tus hechos acerca de Dios a tus padres y a la vez “obedeciéndole en todo” como dice el mandamiento, en el libro de Éxodo.

 

IV. Actividad:

Les proponemos una actividad de trabajo de cinco días para cultivar el mandamiento de honrar a tus padres. Sabemos que no vamos a arreglar la vida en cinco días, pero es un buen primer paso para poder transformar nuestra conducta y hacer de esto un hábito permanente.

1. Primer paso para honrar a tu padres (1° Día)

Tratarlos de “usted”, nunca por su nombre ni decirle “tu”, tratándolos de igual a igual, sino en un tratamiento de reverencia.

2. Segundo paso para honrar a tus padres (2° Día)

Obedecerles a lo que nos digan nuestros padres sin protestar ni gritar, hacer lo que ellos dicen o lo que ellos nos manden.

3. Tercer paso para honrar a tus padres (3° Día)

Ayudar a tus padres en tu casa (lavando loza, limpiando, ayudar en hacer el aseo, ordenar la casa, ofreciéndote a ir a comprar - acuérdate que debes hacerlo sin protestar al contrario feliz haciéndolo -, entre otras cosas)

4. Cuarto paso para honrar a tus padres (4° Día)

Orar con ellos en las noches o en viernes por la tarde, y conversar con ellos acerca de un tema en común que sea relevante para ustedes. Ampliar más los momentos para conversar con ellos, por ejemplo, las comidas compartidas. Toma las cosas que más les gusten a tus padres – siempre y cuando sean trascendentes, no como por ejemplo el próximo reality de la televisión - y conversa con ellos. Vas a notar que la conversación cada día te hará acercarte más a tus padres.

5. Quinto paso para honrar a tus padres (5° Día)

Dile todos los días a tus padres que los amas, aunque te cueste mucho, o que te dé mucha vergüenza, pero veras que tus padres se pondrán muy felices cuando escuchan estas simples palabras: “padres los amo mucho”.

Esperamos como Directiva que este tema sea de gran provecho espiritual y que contribuya de gran manera a crear pequeñas transformaciones en su vida, que posteriormente van a hacer más radicales, pero les van a beneficiar de formas que les va a sorprender algún día. Les reiteramos que los queremos mucho y que estamos muy interesados en que tengan un gran bienestar tanto en su conducta como en su paz espiritual.

Que la Gracia de Cristo sea para cada uno de ustedes, mis queridos hermanos jóvenes, se despide su hermano en Cristo Jesús que murió por cada uno de ustedes para que conociéramos esta gracia maravillosa. Amén.

 



[1] Intrínseco: una cosa que por sí sola se justifica. Por ejemplo, el amor a Dios en los creyentes, es intrínseco, ya que es un elemento que nos constituye como identidad personal, es parte de nuestra forma de ser.

[2] Politeísta: sociedad que cree en muchos dioses.

[3] Vocación: una misión personal que tiene cada persona. Por ejemplo: desde muy pequeño he querido ser profesor y hago todo lo posible para conseguir esa meta.

[4] Cohesión: unión de ciertos elementos de algún tema.

 

1er Tema de estudio: El Buen Pastor


Yo soy el buen Pastor, el buen Pastor su vida da por las ovejas”. Juan 10:11. Hay un rebaño al que Jesús nos dio entrada para ser sus ovejas.

Introducción

El diccionario de la lengua de la Real Academia Española define lo siguiente:

Pastor, ra. (Del Lat. pastor, -ōris). m. y f. Persona que guarda, guía y apacienta el ganado, especialmente el de ovejas.      

Esta definición no está lejos de la profecía bíblica que habla del amor de Jesús como un tierno pastor. Leer Isaías 40:11

En este pasaje de las S.S.E.E Jesús declara a sus discípulos que él es “el buen pastor” y como buen pastor se presenta como quien guía y apacienta su rebaño. Entenderemos que las personas que sigue a Jesús es una oveja y el conjunto de ellas es su rebaño.

¿Por qué se presenta Jesús como el Buen Pastor?

Para el entendimiento espiritual del hombre, muchas veces Jesús se representó en cosas que pueden ser fácilmente entendidas por el hombre, como cuando se presenta como el pan de vida, como el camino, como la roca etc. Representándose en estas cosas que el hombre conoce y puede comprender, Jesús pretende que todos puedan entender su gran amor. Por esto Jesús se declara como un pastor, para que la gente de aquella época pudiera comprender su misión de guiar y cuidar a quienes el Padre les entrego en su mano, como lo hace un pastor con sus ovejas. Y aun más...Jesús como buen pastor su vida da por sus ovejas.

¿Quiénes son las ovejas del Buen Pastor?

En el mismo evangelio escrito por Juan encontramos la respuesta.

Leer Juan 10:16.       Podemos visualizar las ovejas de Jesús en dos rebaños.

Al decir “Tengo otras ovejas que no son de este redil” nos enseña dos cosas

  1. Jesús señala que el redil es el pueblo de Israel y las ovejas las personas que viven en Israel
  2. Las otras ovejas que no son de ese redil somos los gentiles del mundo entero, es decir los no israelitas de sangre.
    1. Para entrar al redil existe una Leer Juan 10: 1 al 9

El amor maravilloso del Buen Pastor es declarado cuando el Señor manifiesta que a esas ovejas que no son de Israel, a ellas también les conviene traer. En ese momento cuando el Maestro pronuncio estas palabras de vida, ya estábamos presentes en su amor cada uno de nosotros. He aquí se nos abre la puerta y la oportunidad de entrar al redil de Israel y ser juntamente ovejas en un solo rebaño y con un solo Pastor...Jesucristo nuestro Señor.

¿Cómo entrar a este rebaño para ser sus ovejas?

Todos quienes buscan a Jesús pueden llegar a ser sus ovejas, no hay límite en su rebaño, pues en su amor infinito el buen Pastor dio su propia vida por todas sus ovejas. En aquel entonces las personas que siguieron al Señor fueron vistas por el como “ovejas sin pastor.” Leer Marcos 6:34. Así como estas personas siguieron a Jesús nosotros sigámosle también porque él no nos dejara solos vagando en el mundo, sino que será nuestro Pastor y nos alimentara con los mejores pastos que son sus enseñanzas.

Tú y Yo podemos ser ovejas de su prado como El nos enseña en sus palabras de Vida:

El buen pastor dio su vida por las ovejas. En su muerte nos da la entrada al redil y no podemos olvidar la muerte tan dolorosa que sufrió el Buen Pastor. Leer Isaías 53: 3 al 7 Escuchemos sus palabras de vida que nos invitan a entrar allí.

El Señor nos enseña amorosamente que El mismo es la puerta para entrar al corral de las ovejas. La manera de entrar es creyendo en el como el salvador que murió por cada uno de nosotros y como el Señor que demanda obediencia y fidelidad.

 Aceptemos a Jesús el unigénito del Padre como nuestro salvador y Señor. Tenemos la entrada a su rebaño, estando en el saldremos fuera del mundo y hallaremos pastos. Pues siguiendo a Jesús y escuchando en su voz las palabras de vida seremos salvos. En su muerte Jesús nos dio entrada a su pueblo de Israel y por lo tanto tenemos que andar en sus leyes.

En el acto de bautismo entramos libremente al redil. Mientras no nos bauticemos somos ovejas queriendo entrar. El Pastor anhela guiarnos y apacentarnos, lo que tú y yo debemos hacer es seguirle ahora.

Jesús como pastor nos guía y protege del peligro. Y así como las ovejas de los campos son acechadas por lobos y leones, el rebaño espiritual de Jesús es asechado por el peligro.

Hay un león que nos quiere devorarLeer 1era Pedro 5:8

Todos en algún momento hemos podido observar en TV algún documental de naturaleza en donde se muestra la persecución a las manadas atacadas por leones, chitas o hienas. En la mayoría de las ocasiones los leones atacan a los animales que se han quedado atrás de la manada o están heridos. Así este león rugiente que es el diablo anda buscando a quien devorar, es decir encontrar a una oveja que se alejó del rebaño por no seguir al buen pastor o que está herida por las espinas en el camino. El diablo sabe que no puede entrar al redil con libertad porque quien está en la puerta ya le derroto, pero busca a algún hermano o a un joven que se ha apartado de la iglesia para atacarlo y así dañar al redil.

Tengamos cuidado de que a causa de nuestros planes ajenos a la voluntad de Dios no estemos escuchando las palabras de vida del Buen Pastor que nos invita a seguirle. Lejos de Dios y de la iglesia estamos muy propensos a ser devorados espiritualmente.

El rey David se sentía como oveja del Señor y se refugiaba en Dios como su pastor. Él lo expresa hermosamente en el Salmo 23(leer).

Analicemos este capítulo.

“Jehová es mi pastor nada me faltara”   David tenía la certeza de que Dios lo sostendría en todo y confiaba en que nada le faltaría. Esta debe ser nuestra fe. Si permanecemos en el rebaño Jehová será nuestro pastor y suplirá toda necesidad que podamos tener en el camino.

“En lugares de delicados pastos me hará descansar”. El Señor nos ha prometido pastos delicados y eternos en el reino de los cielos para ser guiados y apacentados por siempre.

“Junto a aguas de reposo me pastoreara, confortara mi alma por amor de su nombre”   La palabra de Dios es agua que da reposo a quienes la disfrutan. Las aguas de reposo son las palabras de vida de Cristo.

“Aunque ande en valles de sombra de muerte no temeré mal alguno...”

A veces nos toca caminar por estos valles para llegar a los mejores pastos y no porque el buen Pastor quiera llevarnos por ahí, pues un rebaño tiene que pasar por terrenos difíciles para llegar a destino.

Este valle de sombra de muerte es el mundo y su pecado. Tenemos que pasar por el mundo sin hacerle el quite, para llegar a los pastos eternos. El Señor nos mantiene en su rebaño y como el pastor usa el cayado y la vara para guiar a sus ovejas, el Señor también nos toca con la vara y nos pone el cayado al cuello cuando nos quedamos atrás en el valle del mundo y lo hace por amor porque es el buen pastor y no quiere que ninguna oveja se pierda en la muerte.

No esperemos recibir la vara y el cayado de Dios para estar en su rebaño. Sigamos a Jesús y él nos guiara y apacentara al reino. Nos alimentara con los mejores pastos que son sus Palabras de Vida. Este día sea nuestro pensar en las palabras de vida: “Yo soy el buen pastor, el buen Pastor su vida por las ovejas.”

Conclusión

Cada día tenemos la oportunidad de ser sus ovejas escuchemos las palabras de Jesús y vivamos nuestra vida siguiéndole y recibiendo sus cuidados amorosos. Aún más hay una promesa alentadora para nosotros en las palabras de vida de Jesús; Cuando dijo que habrá un solo rebaño y un solo pastor, se refiere al día en que seremos uno con los israelitas, cuando ellos acepten a Jesús y le reconozcan como su pastor, habitaremos juntos en el redil de Dios: en la tierra de Israel prometida a Abraham. Leer Jeremías 31: 10, 11 y 12.

Palabras de vida para nuestros oídos es el llamado de Jesús a ser sus ovejas. El dio su vida para liberarnos de la muerte y así darnos la oportunidad de vida eterna siendo sus ovejas. Vivamos siguiendo al Buen Pastor, obedeciendo sus leyes y concejos que nos da en las S.S.E.E, pues así nos ira bien en todo y hallaremos el mayor gozo que es estar en los brazos de un tierno pastor.

Preguntas del Estudio.

1.- ¿Qué aprendí hoy sobre Jesús como mi pastor?

2.- ¿Qué beneficios tengo al ser oveja de Jesús?

3.- ¿Cómo hay entrada al rebaño de Israel?

4.- Las Palabras de vida que aprendí son:

 

2do Tema de Estudio: El Bautismo.

“En verdad te digo, que el que no naciere de agua y de espíritu, no puede entrar en el reino de Dios” Juan 3:5. La fe en Jesús se manifiesta con el bautismo.

Introducción:

Nos encontramos frente al dialogo entre el Maestro y un fariseo noble llamado Nicodemo. Este hombre se acerca loando a Jesús y reconociéndolo como Maestro enviado por Dios, por ver en          Jesús grandes señales. Jesús de inmediato le responde pronunciando las profundas palabras de vida que leemos en el evangelio de Juan 3: 3. Estas palabras declaran a Nicodemo que no solo basta reconocer a Jesús, pues el Hombre tiene que nacer de nuevo para que pueda entrar en el reino de Dios.

¿A qué se refiere Jesús al decir que hay que nacer otra vez?

Nicodemo de inmediato manifiesta su inquietud al Maestro acerca de cómo puede nacer de nuevo un hombre ya viejo. Y las palabras de vida de Jesús especifican la manera en que el hombre puede hacer esto:

El hombre debe nacer del agua y del espíritu.

¿Qué significa nacer del agua?

Juan el Bautista tuvo la misión de aparejar el camino a Jesús; anunciando su aparición. Las personas que creían en Jesús como el Mesías, por la predicación de Juan, eran bautizadas por El. Leer Juan 1: 25 al 34.

Se nace del agua en el bautismo. Leer Mateo 3:1 al 6.

Como podemos ver en la palabra el bautismo era realizado por Juan en el río Jordán. El bautismo consiste en la inmersión total de la persona en las aguas de un río, como símbolo de limpieza de los pecados y del nacimiento a una nueva vida. Por esta razón Juan bautizaba en agua a quienes creían que Jesús era el redentor de Israel. Es necesario entonces realizar el acto del bautismo como prueba de la fe en Jesús y del arrepentimiento personal del pecado. Juan así enseñaba a quienes iban a Él para ser bautizados y les dijo a los fariseos que el bautismo era hacer un fruto de arrepentimiento. Leer Mateo 3:7 al 8.

Nacer del Espíritu.   Leer Mateo 3: 11

Juan dio a conocer claramente que Jesús era superior a El y que el bautizaba en agua pero que Jesús bautizaría en el Espíritu Santo. Todos los discípulos que se habían bautizado en agua al creen en Jesús más tarde recibieron la promesa del Espíritu Santo en la fiesta de Pentecostés Leer Hechos 1: 4-5 y 2: 1 al 4.

En el mismo relato de Juan podemos leer del verso 13 al 17. Aquí nos encontramos con Jesús acercándose a Juan para ser bautizado y así nacer del agua dejándonos el ejemplo. Es maravilloso ver como se cumple lo que el mismo Maestro dijo a Nicodemo en sus palabras de vida, pues Jesús al salir del agua recibió el Espíritu de Dios en forma de una paloma.

Así nosotros podemos nacer del agua y del espíritu como lo hizo Jesús por darnos el ejemplo. Cuando por la fe aceptamos el sacrificio de Jesús para perdonarnos y darnos entrada al redil de Israel. En el bautismo al salir del agua después de ser sumergidos dejamos atrás nuestros pecados y nacemos otra vez recibiendo el espíritu Santo de Dios por la imposición de manos y de inmediato recibimos la adopción de hijos. Al ser bautizados en el nombre de Jesús no tenemos para que esperar el Pentecostés para recibir el Espíritu Santo. Es en el bautismo que palabras del Eterno diciendo: Este es mi hijo amado en el cual me complazco nos alcanzan a nosotros.

¿Por qué es tan importante el bautismo?

Jesús mismo en sus palabras de vida declara que quien no se bautiza no puede entrar en el Reino de Dios. Pues el bautismo es el Nacimiento a una nueva vida.

En el bautismo se demuestra la fe en Jesús.

Es importante creer en el Señor Jesús como nuestro salvador; como quien murió por nuestros pecados, nos dio entrada al rebaño como el buen pastor que dio su vida por nosotros y nos promete un reino eterno. Pero todo esto se concreta como dijo Juan haciendo frutos de arrepentimiento.

Hemos aprendido que el fruto de arrepentimiento es el bautismo. Este acto se hace por la fe.

La Fe que se divide en tres puntos que son: Conocer, creer y hacer. Analizaremos un ejemplo que nos ayudara a comprender mejor estos tres puntos que tiene la Fe.

 Cierto hombre desde muy niño sentía gran deseo de volar. Así fue que cuando ya era adulto se interesó por el paracaidismo, al ser un deporte aéreo, este hombre pensó que al practicarlo estaría más cerca de realizar su sueño. De esta manera el hombre comenzó a conocer del paracaidismo leyendo revistas acerca del tema. Al conocer más de este deporte creyó que podría practicarlo y decidió lanzarse desde un helicóptero para llevarlo a cabo. Fue así que le pidió a un amigo que lo elevare en su helicóptero para poder lanzarse desde las alturas. Una vez ya en el aire abrió la puerta del helicóptero y con su paracaídas en las espaldas se detuvo muy temeroso mirando hacia abajo. Pensó un largo rato y decidió no hacerlo.

El hombre de esta historia no tubo fe, pues conoció del paracaidismo y creyó que podría lanzarse sin ningún problema. Sin embargo no hizo conforme a lo que conoció y creyó.

Así como este hombre son muchos los cristianos hoy en día, que han conocido a Jesús por medio de las escrituras y han creído que su muerte y resurrección les da la salvación, pero aún no se han bautizado. Por lo tanto lo que ellos creen es fe no lo es completamente, pues les falta hacer conforme al conocimiento y creencia que tienen en Cristo en el acto del bautismo.

Leamos en Los Hechos de Los Apóstoles un ejemplo de la Fe. Hechos 8: 27 al 38.

En este relato podemos observar los tres puntos claves de la Fe.

Conocer:   El funcionario Etíope iba en su carro leyendo las escrituras en el profeta Isaías queriendo conocer de quien hablaba lo que leía. Fue así como el Señor envió a Felipe para que le enseñara y así el Eunuco pudiera conocer de quien hablaban las Escrituras. Durante el camino Felipe le comenzó a predicar desde esa escritura el evangelio de Jesús. De esta manera el etíope conoció a Jesús.

Creer:   Después de conocer el etíope creyó en Jesús como la única salvación y de inmediato le pregunto a Felipe si podía bautizarse. Es de seguro que Felipe le hablo del bautismo durante su predicación. Veamos lo que sucedió Leer verso 37 y 38. Podemos ver como el etíope creyó de todo corazón que Jesús es el hijo de Dios.

Obrar:    Después que conoció y creyó el Etíope fue bautizado y de esta manera demostró su fe, pues conoció a Jesús, creyó en El e hizo conforme a lo que conoció y creyó, haciendo frutos de arrepentimiento es decir bautizándose como lo enseño Jesús en sus palabras de vida, para nacer del agua y del espíritu y así tener la entrada al Reino de Dios.

No podemos obviar que el Eunuco conocía todas las cosas, es decir el Sábado, las Fiestas Solemnes, La Ley alimenticia etc., Pues el relato señalaba que venía de adorar en Jerusalén. Solo le faltaba poner su Fe en Jesucristo el Señor.

Conclusión

Si nos comparamos al Eunuco quizás muchos de nosotros se encuentran en esta situación, pues conocen las Solemnidades, La Ley de Alimentos y el sábado y aun no se han bautizado. Es común escucharles decir: “No estoy preparado todavía” o “Me falta aprender más”. Así han sido muchas las personas que han participado por años en las fiestas y pasan el tiempo sin bautizarse. ¿Estarán siendo como el hombre que quiso ser paracaidista y le falto la fe? ¿A caso Jesús no tiene poder para ayudarnos a lanzarnos al vacío? Como Jóvenes el primer proyecto de vida que debemos tener es bautizarnos, pues muchos de muy niños hemos conocido y creído en el Señor. Debemos saber lo que dice la palabra en Santiago 2:19. Los demonios conocen a Jesús, creen que es poderoso y salva, pero no se someten ni hacen lo que él manda.

Amados el Maestro en sus palabras de vida nos da mandamiento de bautizarnos y una promesa a la vez, de que solo así entraremos en su reino. No esperes arreglar tu vida antes de nacer de nuevo. Comienza por lo correcto que es hacer tu vida como oveja del Buen Pastor. Jesús dio su vida por ti... ¿qué darás tú por él? Dale tu vida en el bautismo, recibirás el Espíritu Santo y así podrás conducir tu vida en forma segura al Reino que Él ha prometido.

Escuchemos las palabras de vida de Jesús. Si te falta conocer más procura conocer más. Así mientras más conoces de Jesús más crees en EL y tendrás una fe completa manifestada en el bautismo.

Preguntas del Estudio.

1.- ¿Qué significa nacer del agua y el Espíritu?

2.- Según los puntos de la fe que hemos estudiado. ¿Cuál o cuáles me falta desarrollar?

3.- ¿Que aprendí de nacer del agua y del Espíritu para aplicarlo en mi vida?

4.- Las palabras de vida que aprendí son:

 

Introducción a las Palabras de vida.

El amor de Dios ha sido infinito desde los siglos y lo será por la eternidad. Su amor se manifiesta en su hermosa creación; en esos valles y mares que a la ves declaran su poder. Pero el amor más grande que Dios manifestó fue el haber enviado a su hijo unigénito a nacer a este mundo para que todo aquel que crea en El no se pierda más tenga vida eterna. (Juan 3:16). Jesús el hijo de Dios dejo su poderío celestial para venir a nacer como un hombre, para   sentir como hombre; el dolor, el hambre, la angustia, el gozo etc. Jesús dejo su trono y se humillo así mismo pues siendo Dios fue hallado en condición de hombre. (Filipenses 2: 7 y 8). Al ser semejante a los hombres pudo caminar entre sus contemporáneos y hablar directamente a sus oídos y aun más allá de los oídos, Jesús pudo llegar a los corazones de quienes oyeron sus Palabras de Vida.

Es de mucha importancia que conozcamos el amor de Cristo manifestado en todos sus dichos y hechos, pues el apóstol Pablo escribiendo a los hermanos de Efeso y hoy a nosotros, señala que el conocimiento del amor de Cristo es superior a todo conocimiento que pueda adquirir el hombre. Leer Efesios 3:17 al 19.

Por lo anterior y en la búsqueda de que Cristo more en nuestros corazones por la fe estudiaremos y disfrutaremos de las Palabras de Vida que pronuncio el Maestro de Galilea pues sus Palabras son Vida a quienes las reciben. Jesús mismo dijo: “Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le comparare a un hombre prudente, que edifico su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos y golpearon contra aquella casa, y no cayo, porque estaba fundada sobre la roca.”(Mateo 7: 24 al 25). Como el maestro lo dijo si oímos sus Palabras y las aplicamos a nuestra vida viviremos siempre en victoria sobre problemas y dificultades que vengan a nosotros, pues si escuchamos sus Palabras estaremos edificando nuestra vida en El porque El es la roca. Como jóvenes en una edad propicia para tomar los rumbos de nuestra vida, tenemos un camino a seguir y una opción segura…porque siguiendo a Jesús la vida puede ser mejor y eterna.

La invitación es a aprender del amor del Señor y como fundar nuestra vida en la roca mediante el estudio de algunas de las celebres y profundas palabras pronunciadas por el Señor Jesús. Estudiaremos la profundidad de 5 de ellas, y representan los pasos para desarrollar una vida sólida que permanezca firme ante las adversidades.

 

Objetivos del estudio Palabras de vida:

  • Ayudar a los jóvenes a encontrar el mejor camino para vivir su vida espiritual y secular.
  • Proporcionar bases esenciales a los jóvenes para que se encaminen al reino de los cielos.
  • Incentivar a la juventud a trabajar por la obra y el crecimiento de la congregación.
  • Adquirir más conocimiento del amor de Jesús para ser más llenos de la plenitud de Dios.
  • Ayudar a los jóvenes a vivir una vida con seguridad y un ideal esperanzador de llegar a las moradas celestiales.

 

Las palabras de vida que estudiaremos responden cada una a los objetivos de este estudio.

1-“Yo soy el buen Pastor, el buen Pastor su vida da por las ovejas”. Juan 10:11. Hay un rebaño al que Jesús nos dio entrada para ser sus ovejas.

2-“En verdad te digo, que el que no naciere de agua y de espíritu, no puede entrar en el reino de Dios” Juan 3:5. La fe en Jesús se manifiesta con el bautismo.

3-“Síganme y los haré pescadores de Hombres”    Mateo 4:19. Seguir a Jesús es ser discípulo hacedor de más discípulos.

4-“Un mandamiento nuevo les doy, que se amen los unos con los otros como yo los he mando a ustedes”         Juan 13:34.   Jesús nos dejo el ejemplo de cómo amar en verdad y cumplir perfectamente la ley del Señor.

5-“...Para que donde yo estoy ustedes también estén” Juan 14:3. Las palabras de Jesús y promesas tienen su cumbre en el reino de los cielos donde nos ofrece un lugar a cada uno.