Click on your flag to translate

Spanish Afrikaans Arabic Bulgarian Chinese (Simplified) Chinese (Traditional) Croatian Dutch English Filipino French Georgian German Greek Hebrew Hindi Indonesian Italian Japanese Korean Malay Maltese Polish Portuguese Romanian Russian Serbian Slovenian Swahili Thai Turkish Ukrainian Vietnamese Yiddish

3er Tema de Estudio: Honrar a los padres.

Tema Mensual: Honrar a los padres.

I. Introducción:

Toda persona, sea creyente o no lo sea, tiene un respeto intrínseco[1] hacia los padres. La sociedad de Occidente, que se construyó en cierta parte en bases cristianas (y por lo tanto bíblicas) ha inculcado desde tiempos muy antiguos el honrar a nuestros padres con nuestros hechos. E incluso, en culturas muy antiguas y de creencias politeístas[2], como Mesopotamia, Grecia y Roma, por mencionar civilizaciones trascendentes en la historia de la humanidad, han apreciado el valor que tiene la honra del padre y de la madre. Por ejemplo, el célebre rey de Macedonia, Alejandro Magno, desde que construyó en el siglo IV a.C, un enorme imperio que se extendía desde Grecia hasta la India, pensaba tanto en su padre que su vocación[3] de expansión territorial estaba dedicada a la obra de su padre como una continuación de la misión que su padre tenía: unificar todo el mundo conocido.

Nuestra sociedad occidental también inculca el valor del respeto de los hijos hacia sus padres. Se exaltan valores por ejemplo cuando los hijos cuidan de sus padres en su ancianidad, son mostrados como referentes a seguir, como un agradecimiento por lo que hicieron sus progenitores. De hecho, cuando en las noticias, se relatan episodios de cuando un anciano es encontrado en malas condiciones, completamente solo, de inmediato se menciona el aspecto de : ¿Dónde están los hijos? Y la opinión pública se ocupa en destacar la ingratitud de aquellos hijos.

Por lo tanto, el respeto que nosotros como hijos debemos de dar a nuestros padres, es muy trascendente, ya que contribuye a la cohesión[4] y a la construcción de nuestra propia familia personal. Con nuestro comportamiento podemos reforzar la unión de nuestra familia, porque nuestros padres se van a sentir contentos con nuestras acciones, y nos van a reconocer como factores que contribuyen a la formación de nuestra familia reforzada y se expresa en una convivencia cada vez más mejorada.

 

II. Lo que la Biblia dice:

Antes de introducirnos en el tema bíblicamente, veamos lo que dice las Escrituras respecto de nuestro tema en cuestión.

Éxodo 20:12: “Honra a tu padre y tu madre, para que tus días se alarguen en la tierra que Jehová tu Dios te da”.

El Señor nos manda directamente a que honremos a nuestro padre y nuestra madre. No dice "padres" en plural, sino que los individualiza. Es necesario honrar al padre, es necesario honrar también a la madre. La promesa es clara: ”para que tus días se alarguen en la tierra”. Pero esta promesa no es circunscrita al Antiguo Testamento. El apóstol Pablo, en el Nuevo Testamento, nos dice algo semejante:

Efesios 6:1-3: "Hijos, obedeced en el Señor a vuestros padres, porque esto es justo. Honra a tu padre y a tu madre, que es el primer mandamiento con promesa; para que te vaya bien, y seas de larga vida sobre la tierra."

Pablo reitera en su epístola a los Efesios, sobre el mandamiento es obedecer a nuestros padres, por lo tanto no quedó obsoleto, sino que nos invita a honrar amorosamente a nuestros padres, dándoles todo el amor que ellos se merecen, acompañándolos, dedicándoles el tiempo, preguntándoles cómo les fue en el día, tener una conversación madura con ellos e incluso ser de ayuda para ellos, por ejemplo si tuvieron un mal día o tienen frustraciones, seamos también ayuda idónea para ellos, que no se sientan solos, sino que demostremos que nosotros – sus hijos – estamos a disposición de ellos en todo. Así, sin pensarlo más, podremos lograr grandes bendiciones si colocamos en práctica lo que nos dicen las Escrituras. Pero hagámoslo desinteresadamente, como una ayuda que damos a nuestros padres, para que ellos se sientan bien y que con nuestras acciones demostremos que los amamos.

Si no obedecemos a nuestros padres, que nosotros vemos todos los días, “menos vamos a obedecer a Dios”, porque a Dios no lo vemos y tampoco nunca le hemos visto. Para obedecer a Dios primero debemos obedecer a nuestros padres, que son visibles. Miren lo que dice al respecto el apóstol Juan en su Primera Epístola:

1 Juan 4:20 – 21: Si alguno dice: Yo amo a Dios, y aborrece a su hermano, es mentiroso. Pues el que no ama a su hermano, a quien ha visto, ¿cómo puede amar a Dios a quien no ha visto? Y nosotros tenemos este mandamiento de él: El que ama a Dios, ame también a su hermano.

Entonces, sintámonos invitados a obedecer amorosamente los mandamientos que nos coloca nuestro Dios, ya que Él no los formuló a propósito, o porque se le dio en gana, sino que el cumplimiento de estos mandamientos nos garantiza que vamos a vivir bien, en paz y en armonía, y nos va a dar bendición espiritual, pero si le cumplimos correctamente.

 

III. Análisis del tema:

Para analizar este tema vamos a tratar algunos consejos en profundidad sobre este tema:

Hay cuatro tipos de padres de un joven en la Iglesia:

  1. 1.Padres que son ministros o pastores.
  2. 2.Padres que están dentro de la iglesia.
  3. 3.Padres que van solos, sin su esposa o sin su esposo.
  4. 4.Padres que no van a la iglesia.

Ahora bien ¿Cuál es la diferencia entre un padre que sea ministro o no sea ministro? ¿Cuál es la diferencia entre una madre que va a la iglesia y mis padres que no van a la iglesia?

Ningún padre vale más o vale menos, todos debemos honrar a nuestro padre estando o no en la iglesia, independiente que estemos en el ministerio del Señor. Nuestros padres por sí solos merecen el respeto de sus hijos, ya que es una relación asimétrica que Dios mismo colocó como parte del orden que corresponde a su creación.

Los jóvenes cuyos padres sean ministros y/o pastores, son los que están más llamados a ser ejemplo para los demás, ya que tienen mayor enseñanza trasmitida por sus padres y que donde la familia debe demostrar intachablemente que debe estar en los caminos del Señor. El ejemplo de sus hijos contribuye en forma relevante a que su padre gobierne mejor la Iglesia del Señor, ya que bíblicamente, para que un pastor gobierne bien la Iglesia, sus hijos deben estar en sujeción y en eso están ustedes jóvenes teniendo grandes bendiciones, pero a la vez tienen una pesada y gran responsabilidad, sobre todo si provienen de padres en plena comunión, ya que los fieles de la Iglesia les van a exigir tanto o igual como si estuvieran bautizados. Por eso que la responsabilidad es grande, pero si estamos en continua oración a Dios y superándonos cada día en nuestros hechos y forma de vida, todas estas cosas pueden ser posibles positivamente.

Los jóvenes que tienen dentro a sus padres pero no son ministros o miembros que gobiernen la Iglesia, oren siempre y den gracias a Dios por tener padres que conocen su santa Palabra, pero también pidan a Dios a tener el tino y un correcto comportamiento hacia ellos, ya que los hechos hablan más que mil palabras. Por eso a la vez de seguir orando, debemos demostrar con nuestros hechos que somos fieles miembros de la familia de Dios.

Los jóvenes que tienen alguno de su padre o madre que no participa en la iglesia, procuren dar testimonio de su fe con sus hechos. La mayoría de las veces en que los jóvenes tienen uno de sus padres fuera de la Iglesia, dicen que sus hijos “van a perder el tiempo a la Iglesia” y otras afirmaciones de carácter negativo. Si demostramos con nuestros hechos, obedeciendo a nuestros padres y hablando de Dios a nuestros padres, siendo un ejemplo de buenos cristianos en sus hogares, el padre que no está interesado en la Iglesia puede quedar cautivado positivamente de los cambios que la Iglesia está provocando en su hijo y se interese lentamente en la fe de nuestro Señor. Acuérdense siempre de que los hechos hablan más que mil palabras, y nosotros mismos podemos “predicar” con nuestros hechos que estén de acuerdo a la doctrina de nuestro Dios. Por eso la invitación es que nosotros sigamos fielmente los mandatos, estatutos y mandamientos de Dios y nuestros padres pueden quedar maravillados y así con nuestro comportamiento podemos ganar más almas al redil de nuestro Señor.

Los jóvenes que no tengan ninguno de sus padres en la Iglesia, no debiesen tener tristeza porque ocurre esta situación. Es más, deberían alegrarse, ya que tienen una misión grande para que sus padres puedan ingresar algún día a las filas del Señor. Pero también tienen una gran responsabilidad. La efectividad de la evangelización es a través de nuestros hechos. Si nos comportamos en la forma que Dios nos pide, nuestros padres se verán atraídos por esta nueva forma de ser de sus hijos, la conducta cristiana. No sólo debemos hablarles de Dios, de su palabra, tierna y mansamente, sino que debemos comportamos de tal forma de que haya coherencia en nuestra forma de pensar y en nuestra práctica en la vida cotidiana. La coherencia de una forma de pensar con su conducta es un rasgo muy apreciado por miembros de todas las culturas, y si nos comportamos de acuerdo a lo que creemos en la vida cristiana, seremos más felices y lograremos atraer a nuestros padres a la Iglesia y posteriormente, puede ser que toda nuestra familia puede integrarse a nuestra congregación. Para evangelizar tienes que predicarles con tus hechos acerca de Dios a tus padres y a la vez “obedeciéndole en todo” como dice el mandamiento, en el libro de Éxodo.

 

IV. Actividad:

Les proponemos una actividad de trabajo de cinco días para cultivar el mandamiento de honrar a tus padres. Sabemos que no vamos a arreglar la vida en cinco días, pero es un buen primer paso para poder transformar nuestra conducta y hacer de esto un hábito permanente.

1. Primer paso para honrar a tu padres (1° Día)

Tratarlos de “usted”, nunca por su nombre ni decirle “tu”, tratándolos de igual a igual, sino en un tratamiento de reverencia.

2. Segundo paso para honrar a tus padres (2° Día)

Obedecerles a lo que nos digan nuestros padres sin protestar ni gritar, hacer lo que ellos dicen o lo que ellos nos manden.

3. Tercer paso para honrar a tus padres (3° Día)

Ayudar a tus padres en tu casa (lavando loza, limpiando, ayudar en hacer el aseo, ordenar la casa, ofreciéndote a ir a comprar - acuérdate que debes hacerlo sin protestar al contrario feliz haciéndolo -, entre otras cosas)

4. Cuarto paso para honrar a tus padres (4° Día)

Orar con ellos en las noches o en viernes por la tarde, y conversar con ellos acerca de un tema en común que sea relevante para ustedes. Ampliar más los momentos para conversar con ellos, por ejemplo, las comidas compartidas. Toma las cosas que más les gusten a tus padres – siempre y cuando sean trascendentes, no como por ejemplo el próximo reality de la televisión - y conversa con ellos. Vas a notar que la conversación cada día te hará acercarte más a tus padres.

5. Quinto paso para honrar a tus padres (5° Día)

Dile todos los días a tus padres que los amas, aunque te cueste mucho, o que te dé mucha vergüenza, pero veras que tus padres se pondrán muy felices cuando escuchan estas simples palabras: “padres los amo mucho”.

Esperamos como Directiva que este tema sea de gran provecho espiritual y que contribuya de gran manera a crear pequeñas transformaciones en su vida, que posteriormente van a hacer más radicales, pero les van a beneficiar de formas que les va a sorprender algún día. Les reiteramos que los queremos mucho y que estamos muy interesados en que tengan un gran bienestar tanto en su conducta como en su paz espiritual.

Que la Gracia de Cristo sea para cada uno de ustedes, mis queridos hermanos jóvenes, se despide su hermano en Cristo Jesús que murió por cada uno de ustedes para que conociéramos esta gracia maravillosa. Amén.

 



[1] Intrínseco: una cosa que por sí sola se justifica. Por ejemplo, el amor a Dios en los creyentes, es intrínseco, ya que es un elemento que nos constituye como identidad personal, es parte de nuestra forma de ser.

[2] Politeísta: sociedad que cree en muchos dioses.

[3] Vocación: una misión personal que tiene cada persona. Por ejemplo: desde muy pequeño he querido ser profesor y hago todo lo posible para conseguir esa meta.

[4] Cohesión: unión de ciertos elementos de algún tema.