Click on your flag to translate

Spanish Afrikaans Arabic Bulgarian Chinese (Simplified) Chinese (Traditional) Croatian Dutch English Filipino French Georgian German Greek Hebrew Hindi Indonesian Italian Japanese Korean Malay Maltese Polish Portuguese Romanian Russian Serbian Slovenian Swahili Thai Turkish Ukrainian Vietnamese Yiddish

Introducción a las Palabras de vida.

El amor de Dios ha sido infinito desde los siglos y lo será por la eternidad. Su amor se manifiesta en su hermosa creación; en esos valles y mares que a la ves declaran su poder. Pero el amor más grande que Dios manifestó fue el haber enviado a su hijo unigénito a nacer a este mundo para que todo aquel que crea en El no se pierda más tenga vida eterna. (Juan 3:16). Jesús el hijo de Dios dejo su poderío celestial para venir a nacer como un hombre, para   sentir como hombre; el dolor, el hambre, la angustia, el gozo etc. Jesús dejo su trono y se humillo así mismo pues siendo Dios fue hallado en condición de hombre. (Filipenses 2: 7 y 8). Al ser semejante a los hombres pudo caminar entre sus contemporáneos y hablar directamente a sus oídos y aun más allá de los oídos, Jesús pudo llegar a los corazones de quienes oyeron sus Palabras de Vida.

Es de mucha importancia que conozcamos el amor de Cristo manifestado en todos sus dichos y hechos, pues el apóstol Pablo escribiendo a los hermanos de Efeso y hoy a nosotros, señala que el conocimiento del amor de Cristo es superior a todo conocimiento que pueda adquirir el hombre. Leer Efesios 3:17 al 19.

Por lo anterior y en la búsqueda de que Cristo more en nuestros corazones por la fe estudiaremos y disfrutaremos de las Palabras de Vida que pronuncio el Maestro de Galilea pues sus Palabras son Vida a quienes las reciben. Jesús mismo dijo: “Cualquiera, pues, que me oye estas palabras, y las hace, le comparare a un hombre prudente, que edifico su casa sobre la roca. Descendió lluvia, y vinieron ríos, y soplaron vientos y golpearon contra aquella casa, y no cayo, porque estaba fundada sobre la roca.”(Mateo 7: 24 al 25). Como el maestro lo dijo si oímos sus Palabras y las aplicamos a nuestra vida viviremos siempre en victoria sobre problemas y dificultades que vengan a nosotros, pues si escuchamos sus Palabras estaremos edificando nuestra vida en El porque El es la roca. Como jóvenes en una edad propicia para tomar los rumbos de nuestra vida, tenemos un camino a seguir y una opción segura…porque siguiendo a Jesús la vida puede ser mejor y eterna.

La invitación es a aprender del amor del Señor y como fundar nuestra vida en la roca mediante el estudio de algunas de las celebres y profundas palabras pronunciadas por el Señor Jesús. Estudiaremos la profundidad de 5 de ellas, y representan los pasos para desarrollar una vida sólida que permanezca firme ante las adversidades.

 

Objetivos del estudio Palabras de vida:

  • Ayudar a los jóvenes a encontrar el mejor camino para vivir su vida espiritual y secular.
  • Proporcionar bases esenciales a los jóvenes para que se encaminen al reino de los cielos.
  • Incentivar a la juventud a trabajar por la obra y el crecimiento de la congregación.
  • Adquirir más conocimiento del amor de Jesús para ser más llenos de la plenitud de Dios.
  • Ayudar a los jóvenes a vivir una vida con seguridad y un ideal esperanzador de llegar a las moradas celestiales.

 

Las palabras de vida que estudiaremos responden cada una a los objetivos de este estudio.

1-“Yo soy el buen Pastor, el buen Pastor su vida da por las ovejas”. Juan 10:11. Hay un rebaño al que Jesús nos dio entrada para ser sus ovejas.

2-“En verdad te digo, que el que no naciere de agua y de espíritu, no puede entrar en el reino de Dios” Juan 3:5. La fe en Jesús se manifiesta con el bautismo.

3-“Síganme y los haré pescadores de Hombres”    Mateo 4:19. Seguir a Jesús es ser discípulo hacedor de más discípulos.

4-“Un mandamiento nuevo les doy, que se amen los unos con los otros como yo los he mando a ustedes”         Juan 13:34.   Jesús nos dejo el ejemplo de cómo amar en verdad y cumplir perfectamente la ley del Señor.

5-“...Para que donde yo estoy ustedes también estén” Juan 14:3. Las palabras de Jesús y promesas tienen su cumbre en el reino de los cielos donde nos ofrece un lugar a cada uno.