Click on your flag to translate

Spanish Afrikaans Arabic Bulgarian Chinese (Simplified) Chinese (Traditional) Croatian Dutch English Filipino French Georgian German Greek Hebrew Hindi Indonesian Italian Japanese Korean Malay Maltese Polish Portuguese Romanian Russian Serbian Slovenian Swahili Thai Turkish Ukrainian Vietnamese Yiddish

Lección 13

LA SOLEMNIDAD DE EXPIACIÓN

LECTURA BÍBLICA 1ª JUAN 2; 1 Y 2.

 

TEXTO D MEMORIA: “…MAS AHORA LIBRADOS DE PECADO Y HECHOS SIERVOS DE DIOS, TENÉIS POR FRUTO LA SANTIFICACIÓN Y POR FIN LA VIDA ETERNA, PORQUE LA PAGA DEL PECADO ES LA MUERTE; MÁS LA DÁDIVA DE DIOS, LA VIDA ETERNA…” ROMANOS 6:12 Y 13.

 

LA SOLEMNIDAD DE LA EXPIACIÓN.

Es la penúltima de las Convocaciones anuales, y tal como lo señálale Reglamento De Culto, fue establecida por Dios a perpetuidad. Esta condición sumada a la simbología implícita en su estructura, justifican la vigencia reconocida en la actualidad por la Iglesia De Dios; como el día en que nuestro  Sumo Pontífice Celestial, se presenta delante del Padre, para interceder por los pecados involuntarios y de ignorancia  de su pueblo, La iglesia del Nuevo Pacto esparcida por el mundo entero.

 

Antes de entrar al análisis de este aspecto de la solemnidad en estudio, debemos recordar que la “FIESTA DE LAS TROMPETAS”, que antecede cronológicamente a la “SOLEMNIDAD DE LA EXPIACIÓN”, representa La  Segunda Venida de  Cristo a la  tierra, en esta ocasión, para establecer su Reino Milenial. Con esto en mente, es natural entender que los sucesos que están prefigurados en el Día de la Expiación, deben estar absolutamente interrelacionados con el retorno de nuestro Señor y sus consecuencias. Entonces para una mayor claridad al respecto examinemos, brevemente, a través de las Escrituras los acontecimientos que preceden al regreso del Señor Jesús y que guardan relación prioritariamente con su Iglesia. El cristianismo popular relaciona inconscientemente, la Venida de Nuestro Señor con la idea del Juicio Final. Este es el  primero de los tópicos que se hace necesario enfocar en busca de establecer, la probidad de la vigencia de la Solemnidad de la Expiación, que es el tema que nos preocupa. El apóstol Pablo en su carta a los Corintios declara: “...porque es menester que esto corruptible sea vestido de incorrupción y esto mortal  sea vestido de inmortalidad...”. Naturalmente se está refiriendo a uno de los primeros acontecimientos que desencadenará la aparición del Señor en su venida y que, por supuesto, involucra solamente a su Iglesia. Ahora Bien ¿Qué fue lo que hizo mortal y corruptible al hombre? ¡¡¡El Pecado naturalmente!!!

Sin embargo, llegado el momento, y en cumplimiento de las promesas contenidas en éste contrato; se sacrifica nuestro Señor Jesucristo (La Simiente de la promesa) para expiar la iniquidad de la humanidad, como le fuera revelado al profeta Daniel (Daniel 9:24)  Su resurrección y regreso al Lugar Santísimo a la diestra de su Padre, lo constituye en el Sumo Pontífice y Abogado de este nuevo Pueblo que se integra espiritualmente a Israel  (Hebreos 8:1,2; 1ª Juan 2:1; Efesios 3:1-6) ¿Porqué su Iglesia había de requerir de un Abogado? Por dos razones bastante simples: Primero, porque, a pesar de nuestros propósitos siempre pecamos, pues: “... si dijéremos que no tenemos pecado, nos engañamos a nosotros mismos, y no hay verdad en nosotros...” (1ª Juan 1:8) y segundo, porque, para las personas que se han esforzado en servir a Dios y que son parte de su Iglesia; está determinado, que no  serían juzgadas con el mundo impío, según lo informa el Apóstol Pedro, quién,  respecto al “Juicio de Dios para con su Iglesia, dijo: “...Es tiempo que el Juicio comience por la Casa de Dios...” (1ª Pedro 4:17)

De modo que las personas que resuciten o sean transformadas al sonido de la séptima trompeta (1ª Corintios 15: 51-53), serán aquellas que fueron juzgadas durante su permanencia dentro de la Iglesia y fueron justificadas por la misericordia de Dios.

Debemos entender, que la resurrección y la Vida Eterna, de ninguna manera son conquistas que el hombre pueda alcanzar por meritos personales, de acuerdo a su Palabra: “la Vida Eterna” es “una dádiva de Dios”(Romanos 6:23), y se sabrá a quienes es otorgada al momento del retorno de nuestro Señor Jesucristo a la tierra. La Solemnidad de La Expiación, tiene, entonces, la particularidad de encerrar en el ceremonial y los elementos que la constituyen,  descritos en el capítulo 16 de Levítico; todas aquellas instancias que involucrarán el devenir de la Iglesia de Dios en la era del Nuevo Pacto, en la conclusión del tiempo.

 

Comprobémoslo a continuación:

 

· Para la expiación del pecado del pueblo la ley requería la presencia del Sumo Pontífice.

· Para la Iglesia del Nuevo Pacto el Apóstol Pablo declara: “...Tenemos tal Pontífice que se sentó a la diestra del trono de la Majestad en los cielos; Ministro del Santuario y de aquel verdadero Tabernáculo que el Señor asentó, y no un hombre. Porque tal Pontífice nos convenía: Santo, Inocente, Limpio, Apartado de pecadores y hecho más Sublime de los Cielos..." (Hebreos 8:1-2;  Hebreos 7:26)

 

· Para la expiación del pecado del pueblo, la ley ordenaba que el Sumo Pontífice expiara los pecados que llevaba consigo.

· Para la Iglesia del Nuevo Pacto su Palabra revela de nuestro Sumo Pontífice: “El Señor Jesús, que no conoció pecado, hizo pecado por nosotros, para  que nosotros fuésemos hechos justicia de Dios en Él...” (2ª Corintios 5:21) porque “... todos nosotros nos descarriamos como ovejas; cada cual se aparta por su camino, mas Jehová cargó en ÉL el pecado de todos nosotros...”

· Para la expiación del pecado del pueblo la ley exigía dos machos cabríos, sobre los cuales se echaba suerte por Jehová, uno, y por  Azazel el otro. Esto es, uno que se disponía para redimir la culpa ofreciendo su sangre; y el otro que se identificaba con la causa de la culpa, por lo tanto era sacado del real.

· Para la era de la Iglesia Del Nuevo Pacto, el    Señor Jesús, El Sumo Pontífice carga sobre sí, los pecados de la Humanidad (1ª Juan 2-2) y purificó el santuario Celestial , a se regreso a la diestra del Padre, cerrando para siempre la entrada de Satanás al solio de Dios(Hebreos 9: 22-24.

· Durante el tiempo del Sacerdocio Levítico, cuando el Sumo Pontífice salía del Lugar santísimo, el pueblo entendía que sus pecados habían sido expiados y que Dios había aceptado la sangre de los sacrificios.

· Cuando el Sumo Pontífice Del Nuevo Pacto, salga del Santuario Celestial, el Pueblo De Dios redimido por su sangre, sabrá que el juicio sobre ellos habrá concluido positivamente, ora estén durmiendo en el polvo de la tierra o aún vivan.[m1] 

 

· Concluido el ceremonial del “Día De La Expiación” en la era del Primer Pacto. En el capítulo 16:20-22, de Levítico dice lo siguiente:

“…Y  cuando el sumo Pontífice hubiere acabado de Expiar el Santuario, El Tabernáculo y el Altar, hará llegar el macho cabrío vivo y pondrá Aarón las manos sobre la cabeza del macho cabrío y confesará sobre el, todas las iniquidades de los hijos de Israel, y todas sus rebeliones y todos sus pecados, poniéndolas así sobre la cabeza del macho cabrío; lo enviará al desierto por mano de un hombre preparado para esto; Y aquel macho cabrío llevará sobre sí las iniquidades de ellos a tierra inhabitadas…” Aquí viene ahora lo cuestionable de la postura de algunos que sostienen que ese macho cabrío representa a nuestro Seño Jesucristo; sin considerar el versículo 26 de este mismo capítulo que declara: “…Y el que hubiere llevado el macho cabrío a Azazel lavará sus ropas y también su carne, y después entrará al real…” ¿Por qué esta última ceremonia? Sin lugar a dudas para ser limpio de las inmundicias del pecado que significaba el contacto con éste macho  cabrío, por esto quienes sostienen que este macho cabrío representa a Jesús  están equivocados porque nunca nuestro Señor, ni siquiera en el sepulcro, fue contaminado. Sostener tal afirmación es muy cercano a la blasfemia.

 

· La figura de esta última parte del formulismo del Día De La expiación en el Período del Primer Pacto  representa  también la conclusión de ese maravilloso día en que concluya el juicio a la Iglesia  respecto a este momento, el capítulo 20 : 1-3 de Apocalipsis  [m2] declara que habrá un ángel , con una cadena en sus manos y con la llave del abismo, éste atará a Satanás, el inductor de los pecados de la humanidad y lo arrojará al abismo, en donde permanecerá por mil años.

 

Como se ha hecho notorio en forma reiterada, la Fiesta de las Trompetas simboliza el retorno de nuestro Señor a la tierra, como así mismo, la salida de nuestro Sumo Pontífice del Lugar Santísimo. Luego la Solemnidad de la Expiación simboliza la conclusión del “Juicio a la Casa de Dios”. La escena de algunos muertos  resucitando y algunos vivos siendo transformados, no es otra cosa sino, la entrega del veredicto final a su Iglesia, pues “... no se levantaran los malos en el juicio ni los pecadores en la Congregación de los Justos...” (Salmos 1:5) Todo esto, que es muy importante, no explica aún la razón de la presencia del macho cabrío por Azazel que es lo que nos interesa. Veamos entonces para aclarar definitivamente este punto, como son los juicios de Dios frente al pecado del Hombre: En el capítulo 3 del libro de Génesis, aparece el relato del primer pecado de la humanidad, y el consiguiente enjuiciamiento por parte de Dios a sus autores: Adán y Eva. Sin embargo,  a partir del versículo 14, que es el momento en que Él dicta la sentencia encontramos la forma en que Dios enfrenta el juicio sobre el pecado: Como Adán y Eva desobedecieron, sin lugar a dudas, deberían cargar el peso de su culpa, pero el pecado no era en aquel entonces, condición inherente al ser humano.  El mal era en el principio, antes que el Hombre existiera y la falta de los primeros padre tuvo como instigador a Satanás, en forma de serpiente; por lo tanto, él  también debió comparecer y responder en la medida que participó en la rebelión del género humano. Esa es la forma que Dios enjuicia al Hombre. Otro ejemplo que comprueba ésta aseveración, nos lo brinda el Apóstol Pedro, cuando  alude tangencialmente el Juicio de Dios a la Humanidad en los días de Noé. En esta ocasión, declara que el Señor Jesús fue y exhortó a “los espíritus encarcelados”, culpables, sin lugar a dudas de la corrupción moral y espiritual en aquel entonces. Si bien es cierto, la humanidad se descalificó delante de Dios; pero detrás de esta in conducta  estuvieron aquellos “espíritus encarcelados”. Hay muchas interpretaciones erróneas de esta escritura, sin embargo, la carta del Apóstol Judas en el versículo 6, aclara definitivamente que estos “espíritus encarcelados”, fueron aquellos ángeles que en el principio siguieron la rebelión de Luzbel. Ahora bien, ¿cómo es que si estaban encarcelados pudieron salir y perturbar la sociedad induciéndola al pecado? El mismo versículo de Judas anteriormente citado nos aclara que las prisiones de aquellos ángeles que se rebelaron con Satanás, nada tienen que ver con cárceles físicas en penumbras que les impida moverse, partiendo de la base que son seres espirituales; si no más bien, consisten en haberlos relegados a la “oscuridad” que les impide alcanzar la sabiduría de Dios y obrar el Bien. Estas dos menciones, que nos clarifican la forma de actuar de Dios en sus Juicios frente al pecado de la humanidad; y nos sirven, además, para comprender el simbolismo comprometido en la sagrada Convocación del Día de la Expiación.

 

CUESTIONARIO DECIMOTERCERA  LECCION

 

1. Nombre los elementos que exigía la Solemnidad De La Expiación durante el Período del Primer Pacto, tanto en el Reglamento De Culto Como En La Ley De Los Mandamientos En Orden A Ritos.

 

2. Muchas personas entienden que El Día De Las Expiaciones era el momento para  purgar los pecados que a diario cometían las personas en Israel: ¿Cuál era el objetivo principal de esta Convocación durante el Período del Primer Pacto?

 

3. ¿Qué significa el nombre Azazel?

 

4. ¿Qué representaba el sacrificio del Macho Cabrío por Jehová en el Día de las Expiaciones  en el Período de Primer Pacto?

 

5. ¿ Por qué el hombre que  llevó al Macho Cabrío a Azazel debía cambiar sus vestidura y lavarse antes de volver a entrar al real? (Levítico 16:26)

 

6. De acuerdo a la palabra de Dios expresada por el Apóstol Pedro ¿Cuándo se realiza el Juicio a la Iglesia De Dios?

 

7. ¿Cómo se entiende la forma en que juzga Dios, a la luz del juicio a Adán y Eva y el juicio a la humanidad en los días de Noé?

 

 

8. ¿Qué simboliza en el Período del Nuevo Pacto La Solemnidad De La Expiación?

 

9. ¿Es posible a los humanos alcanzar la Vida Eterna por sus propios medios?

 

10. ¿Qué  es “El Día Del Juicio Final” que prosigue a  la Segunda Resurrección?

 

11. ¿Cuál será  la función de los hijos de Dios  durante El Día Del Juicio Final?

 


 [m1]SIMBOLOGIA DEL AYUNO

 [m2]SIMBOLOGIA DIA DEL AYUNO